La más redituable de todas las muertes

GRITO DE ALCORTA FEDERACIÓN AGRARIA CUNA DE LA NOTICIA

El cúmulo de información, que por estos días, sumerge al país, en profusas áreas interpretativas, de gran adjetivación, y comentarios de todas clases; hacen que quienes escribimos, no sepamos por donde empezar.

Todo, aparece prioritario, parece lo más importante, pero en segundos, se convierte, en parte de lo anterior, o se desprende de esto, para generar, un informe, diferente o complementario del primero.

Esto habla, de lo complejo, que resulta poner en palabras, acciones; revueltas; contrapuestas; que por estos días protagonizan los espíritus políticos, sociales, financieros, económicos, morales, ciudadanos y culturales., de nuestros ánimos.

Tras considerar, como destacado el 25 de junio, en referencia al recuerdo de lo ocurrido en Alcorta, (en aquel día, pero de 1912); viene tras la hebra,  la enmarañada, agotadora, incontrolable madeja de una cuestión; que no es más que: “Una cuestión cultural”.

Con dolor, pude observar, (en alumnos universitarios), realizar apuestas, sobre:-“que era esto del Alcorta”. (Aquella pueblada, que protagonizan los agricultores santafesinos, a principio del 1900, para hacer oír, a través de su voz, las necesidades, del campo; que eran las propias; y que representaban  los reclamos del pueblo todo, respecto de las pautas, y/o condiciones rurales. Un estallido provocado justamente, cuando en esa cosecha, las ganancias, fueron extraordinarias, respecto de otros años desconsoladores.

No fueron poca cosa, representaron la “primera huelga agraria, argentina”. Más tarde, el 15de agosto, del mismo año, da lugar a la formación de la FAA, (Federación  Agraria Argentina). Llevando, en cierto, el reclamo, del sector: pequeño y mediano productor, naciendo así, la lucha, en pro de mejores condiciones de vida, personales y laborales para estos.)

El reconocer, que nuestros, –casi profesionales-, en mesas de café, querían acertar, como si se tratara de un dato azaroso, expresando que se trataba de una batalla, unos gritos gauchos, del nombre de un caudillo norteño, el nombre de un comercio, etc.. . .  dejó en mí, la sensación de “nunca dejar de sorprenderme”.

El adquirir conocimientos, en cantidad, calidad, tiempo y forma; no es garantía de nada, ni suficiente, si de cultura se trata. (saber, no es igual a la acumulación de conocimientos linealmente adquiridos). Esta palabra tiene otra dimensión, más allá de la obtención de datas y dotes y/o el de recordarlas.

Desconocer, puede ser voluntario,(no hay más ciego que el que no quiere ver). Lo que en realidad, no es dimensionado, es el grado repercutido, de “ignorar”: -esa  aceptación,  sin voluntad de abrazar, la magnifica inconsciencia.

Así, vamos, transitando, nuestra participación ciudadana, y nuestras decisiones sufragantes,(por ejemplo).

Vamos, creyendo cuanto nos ponen frente, mientras la vida pasa, y con ella los gobiernos,que también nos pasan.

Colgando nuestros títulos, ufanos;  respondiendo a modelos, viejos, emparchados. Sin tener demasiado claro, que, a cada paso, permitimos,  premisas que rotan contra reloj,(es decir), nunca a favor.

Por voz, voto y mérito propio, con, o sin brújula, vacíos o llenos de ideales, o partidismos; de nada sirve, a la hora de comparar, si no hay que elegir; cuando no se sabe por donde empezar, sin elementos, ni herramientas, ni antecedentes, ni precedentes, a los que recurrir, en la desesperada necesidad de crecer “sociológica-mente”, desde la desmemoria, lo que resulta imposible. Esta carencia, es la: “muerte cultural”. Un estado indoloro, inconsciente y dependiente, de los cuentos que quieran contarnos: quienes se digan capaces, frente al analfabetismo de consciencia formativa de un  pueblo.

A la hora de cotejar, en la participación social; los beneficios de elegir, con el peso de la pauta cultural: la cual, a saber, se compone de: legado patriótico, memoria histórica, crecimiento socio-humanitario.  .  .quien no la posea, (los tres ítems), elegirá, no, lo que le dicte, su consciencia, sino, el dueño de sus cuentos.

Cierto, es que todo pareciera teñirse de modismos gatopardistas. La guerra oligarca/ terrateniente vs., la explotación chacarera. La desvalorización de la hora-trabajo,( mano de obra),irrespetada, bajo exigencias de  cumplimientos contractuales, leoninos, y otras yerbas de la injusticia, etc. son viejas urracas que dicen otras cosas, pero no dicen, nada diferente. De todos modos, no fueron, a parar, al estanque, aquellas voces alzadas, que hicieron exitosos ecos, de sus gritos.

Consiguieron agitar las aguas del afán, y otras fuerzas como socialistas, iglesia, profesionales, medianos comerciantes, acompañaron el crecimiento del movimiento. Nada resulta gratis. Esta movida cobró su victima: el 05/10/1916, el presidente de la FAA, Francisco Netri, es asesinado, en el centro de la ciudad de Rosario, Santa Fe, a causa, de “la causa”.

Habiendo hecho, un recorrido referencial, sobre el duro título de esta nota, es hora de hablar del subtítulo, que no es de menor

tenor, al momento de explicar, la interrelación entre ambos.

Un bebé, puede recibir, un cuidado, que sin ser de gran costo, sea integral y prolijo. Leche materna, higiene, buen sueño, y un

discurso de amor y afecto que contenga su existir. Esto hace al niño, absolutamente dependiente, a los cuidados y  sentimientos antes nombrados. Por su condición, de pequeño:“ignora”,que es lo que ocurre. Mantiene un estado de inconsciencia  e indefensión. Cuando un adulto, a causa de seguiraún ignorando de qué va la cosa está sumergido en una suerte de analfabetismo, educativo y emocional. Contando con una voluntad, vulnerable,la manipulación política de alto re-

dito es “de manual”.

Los gobiernos, que cuentan, con la masa, en estas condiciones descriptas, (por ejemplo, en Latinoamérica), comienzan un po-

deroso enquistamiento sociopolítico. Atrayendo las otras partes de esta ecuación, (capitales y  capitalistas), fortalecen, sus cúpulas, pero corrompiendo cada día más el sistema; dejando, el país, tísico, y neurálgica-mente devastado.

Las inclusiones, no se consiguen, sin siquiera saber. . .que quiere decir, inclusión. La memorización no será nunca a fuerza de

mates amargos, . . .las dentaduras, no se cuidan, quitando la pieza que  ya no sirve.

La gente, no es cosa.  .  . y para matar la cultura, no existen excusas.  Hacer abuso de poder, hasta la sutil muerte de la huella;

es la verdadera miseria del humano, por encima, y  bajo cualquier partido, partidismo, o acefalía partidaria.

¿Le robo una frase a Webber?. . .El poder corrompe. . ., el poder absoluto, corrompe absolutamente.

 

-¡Matar el culto!  .   .  .

-¿Y eso que quiere decir?

Cuna de la Noticia

Emperatriz