Denuncian a director de escuela privada por maltratos

ESCUELA CUNA DE LA NOTICIA

“Tendrías que haber juntado cartones para pagar tu educación y no lo hiciste porque sos una vaga y una incapaz”. Esas fueron las palabras que el director y dueño del Instituto San Martín, Teodoro Amici, le dijo a Oriana Álvarez en marzo del año pasado y por las que se cambió de escuela. La adolescente de 17 años llevaba un mes sin poder empezar el último año del secundario porque sus padres arrastraban una deuda en el pago de las cuotas del colegio privado. La mamá había ofrecido garantías de dos autos y una moto para que pueda terminar el secundario con sus compañeros pero no fue suficiente.

Después de semanas de idas y vueltas con los abogados del instituto, Amici las citó a una reunión. Insultó a Oriana, le dijo que sus buenas notas y que fuera abanderada no valía de nada y firmó el pase a otra institución. En diciembre, una vez que terminó sus estudios, Oriana hizo la denuncia por violencia de género en el Ministerio de Educación y en la Comisaría de la Mujer. Tomó la decisión cuando se enteró por las noticias que el mismo colegio no había permitido a un chico ir al acto de colación por su corte de pelo. El titular de Sadop, Martín Lucero, opinó que un directivo que trata de esa manera a una alumna no debería tener una licencia. Pidió que tanto la Justicia como el Ministerio investiguen y sancionen al colegio.

En marzo del año pasado Oriana no fue al primer último día de clases. Como es tradición entre los chicos que empiezan quinto año, festejó con sus compañeros la noche anterior y cuando a la mañana llegaron a la puerta de la escuela de Salta al 1400 se fue a la casa. No podía comenzar el cursado por una deuda en el pago de las cuotas, que con los intereses y los honorarios de los abogados del colegio llegaba a los 50 mil pesos.

En diálogo con El Ciudadano, la mamá, Gabriela Requena, contó que durante un mes mantuvo reuniones con los abogados para encontrar una salida. “Me daban mil vueltas, me pidieron garantías de todo tipo, hasta de un auto de alta gama. Yo les llevé todo lo que conseguí pero nada era suficiente y los días pasaban y Oriana no podía ir a clases”, recordó.

El 28 de marzo madre e hija fueron citadas a una reunión con Teodoro Amici, el director y dueño de instituto. Oriana contó que fueron con la esperanza de encontrar una solución. Antes de entrar, recordó, el vicedirector les dijo que iban a tener que escuchar el sermón de Amici pero que después iban a solucionar el problema.

Oriana contó que apenas entró a la oficina Amici le preguntó de qué signo era. Ella contestó que era de sagitario y él empezó a hablar. “La reunión es para que reflexiones sobre la deuda que tenés conmigo. Tus padres no tienen nada que ver. Vos sos la responsable. Deberías haber ido a juntar cartones para pagar tu educación. Todos mis alumnos del secundario estudian y trabajan. Tomaste una posición cómoda ante la situación. Yo ayudo a mi familia desde los 13 años y vos no lo hiciste porque sos una vaga y una incapaz”, recuerda Oriana que le dijo y ella empezó a llorar.

Oriana contó que intentó contestarle y que fue peor. “Me dijo que era una mentirosa y que cómo me atrevía a contradecir su palabra. Me decía que se había equivocado como institución porque había criado a una persona cómoda y que por culpa mía el país estaba como estaba”. Gabriela contó que no supo cómo reaccionar. “Nunca me esperé algo así. Mi hija lloraba y la abracé para contenerla y él se puso más violento. Empezó a gritar que la soltara porque era una cobarde”, recordó.

Según Oriana, cuando los insultos terminaron Amici le preguntó qué solución veía ella. “Le pedí el pase a otra escuela porque no merecía ser tratada así. Siempre di lo mejor por la escuela, tuve re buenas notas, no me llevé ni una materia. Pero él me dijo que mis notas no valían nada y agarró el pase que tenía preparado en el escritorio”, contó la adolescente. “Andate a una escuela pública, adonde tendrías que haber ido desde un principio. La gente como vos tiene que ir ahí”, recordó Oriana que dijo para cerrar la reunión. Ella se levantó, le dio la mano y salió.

Cambio de escuela

Apenas salió del colegio, Oriana mandó a sus compañeros un mensaje para decirles que no iba a poder terminar la escuela con ellos. “Quinto es lo más esperado por todos y yo me tuve que ir. Ellos me dijeron de juntar firmas pero yo no quería perjudicarlos porque ese hombre es perverso y tenía miedo de que les haga el año imposible. Además pensaba que nadie me iba a creer”, contó.

Las situaciones de violencia con Amici no eran excepcionales. Al caso públicamente conocido de Mateo, el adolescente al que no dejaron entrar al acto de colación por su corte de pelo, se suman decenas de situaciones cotidianas. “Cada vez que Amici aparecía nos sacábamos los aritos y cualquier cosa que podía generar una reacción. En tercer año nos dio un discurso diciéndonos que habíamos salido de una cloaca y que éramos la misma mierda que el gobierno kirchnerista”, contó.

Después de la reunión, Oriana se cambió a la escuela del club Newell’s Old Boys y terminó sus estudios. En diciembre decidió hacer la denuncia para que otros chicos no tengan que pasar por la misma situación. Lo hizo en el Ministerio de Educación y en la Comisaría de Mujer. Consideró que el trato de Amici fue más violento por ser mujer. “Pienso que un varón se hubiese defendido tirándole con algo. Yo tuve mucho miedo, pensé que me podía lastimar incluso. Hoy siento que debería haberlo enfrentado pero no pude”, dijo.

Este año empezará el profesorado de historia. “Cuando tenga alumnos no quiero que ninguno pase por una situación así. Quiero enseñar eso, que se pongan firmes y se hagan valer. Una persona que no está capacitada para tratar con chicos no tiene que estar en ese cargo”, opinó.

Licencia

El titular de Sadop, Martín Lucero, opinó que el sistema educativo no puede permitir situaciones como la de Oriana. “Hay un requisito esencial que establece la ley para ser titular de una escuela privada que es la idoneidad moral. Refiere a que los antecedentes del titular tienen que ser acordes con la responsabilidad que educar representa”, dijo.

“El ideal de la educación inclusiva no puede ser nunca que mandes a juntar cartones cuando el Estado da millones de pesos a las escuelas privadas. La educación privada no es un negocio. El que tiene educación privada no es un mercader, si tiene esa vocación debe quedar afuera del sistema”, opinó Lucero.

El gremialista celebró que Oriana haya decidido denunciar también por violencia de género porque significa que la sociedad aprendió a desnaturalizar las agresiones y a defender los derechos.

Recordó que cuando por primera vez Sadop eligió delegadas en el Instituto San Martín, desde la patronal movilizaron a docentes a través de la extorsión para hacer una asamblea con el fin de revocar los mandatos. Finalmente los representantes gremiales fueron ratificados. (El Ciudadano)

Cuna de la Noticia

cunadelanoticia