Maniobras clandestinas para dominar el mercado mundial del petróleo

Los países con costas a los largo del Mar Negro –Turquía, Bulgaria, Rumania, Ucrania, Rusia y Georgia-, ven su lecho marítimo como una potencial fuente energética que tiene una superficie de 436.400 km2 y una profundidad máxima de 2.212 m y un volumen de 547.000 km3.

El primer ministro Putin, en 2012 firmó un convenio con el coloso energético italiano Enioevi para la exploración del noroeste del espejo de agua estimado de forma equivalente a la extensión territorial -67.000 km2-, de Lituania.

Un año más tarde Ucrania firmó un acuerdo con Exacón para desarrollar la zona en un costo aproximado a los 12 mil millones de dólares y ello podría alterar la ruta de construcción del gasoducto South Stream, permitiendo la maniobra ahorrar a Moscú tiempo, dinero y retos en el campo de la ingeniería. La resultante de la construcción del gasoducto no sería otra cosa que bombear gas ruso a Europa. El plan ruso permitía modificar el primer recorrido a través de aguas turcas para tomar otro más directo mediante el territorio obtenido en el Mar Negro.

Seguramente Putin, por ese entonces, tenía claro que la National Iranian Tanker Company, subsidiaria de la National Iranian Oil company, esto es una corporación iraní que regía los destinos del Ministerio del Petróleo persa utilizaba barcos de bandera falsa de Tanzania.

El que desconocía la maniobra era, al parecer, el gobierno de Tanzania, ya que las banderas eran cambiadas –al parecer-, en Zanzíbar, un territorio autónomo de Tanzania a través de una operación clandestina dirigida desde Dubai.

Con dicho mecanismo, Irán ocultaba sus contenedores de petróleo a la vez que eludía la vigilancia iraquí y esquivaba el programa atómico. Precisamente dicho país es el tercer operador de OPEP, ya que comercia alrededor de 3 millones de barriles diarios de crudo en blanco y a ello hay que agregar lo que comercia en negro para sostener el programa nuclear millonario en dólares.

Análisis en tres interpretaciones

Versión 1:

Un grupo de especialistas dan cuenta que Estados Unidos, durante décadas, le estuvo pagando muy poco a los productores de petróleo hasta que se dieron cuenta que es un material que se acabará inexorablemente.

Norteamérica contiene una vigésima parte de la población mundial y consume la tercera parte del petróleo del orbe. Ofreció a los productores desvalorizar el dólar unas chirolas, a la vez que les decían que no se dejaran engañar por inescrupulosos pagados por Moscú. Tras esa prédica venía la amenaza: si lo hacen los atacaremos con todo.

Otro mensaje encubierto envió a Israel: “Yo los quiero mucho y nunca los voy a dejar solos, pero dejen de producir destrozos que debemos pagar. Dejen de pelearse con todos sus vecinos”.

Versión 2:

La posición de Europa Occidental fue inversa a lo señalado. Se quejó exponiendo otro enfoque. Había carteles en toda Europa que señalaban: “Europa vendida a la Liga Árabe”.

Válery Giscard D`Estaings, en su momento almorzó con el premier Jacques Girac en la biblioteca del gobierno francés, ya que había normas estrictas que señalaban que había que ahorrar combustible y ”en el salón dedicado a los almuerzo hacía un frío insoportable”, subrayó el funcionario restante.

La reunión, finalmente, tuvo lugar en la biblioteca donde había una chimenea a leña.

Según The Economist, la OPEP de ese tiempo, con sólo destinar lo que ganaba en 10 minutos, podía, si quería, comprar la compañía de la Torre Eifel y en 8 días, con el mismo sistema hubiera comprado el patrimonio de Rockefeller. En 10 días todos los edificios de Champs Elysée, el barrio aristocrático de París hubieran pasado a manos de la organización.

En 79 días hubieran adquirido Exacon Standard Oil, de Nueva Yersey -más conocida como Esso-, y finalmente, en tres años y dos meses , si querían, se adueñaban de todo el oro depositado en los bancos centrales del orbe.

Cuando se supo que el Sha de Irán había comprado parte de la Krupp, hubo gestos fruncidos en Bonn, aunque Reza Pahlevi otorgaba “seguridades políticas”.

Fue entonces que en el ajedrez político del Golfo Pérsico, Kuwait pasaba a ser amiga de Alemania y de Japón.

Bahrein era una islita anómala, situada entre Arabia Saudita e Irán. Tiene petróleo con escasas reservas, pero posee la seguridad de tener en su seno una base naval yanqui y la única democracia progresista de la región, con sólo 300.000 habitantes.

El ingreso de Kuwait en el consejo de administración de la Mercedes Benz fue negociado con las autoridades de Bonn, que permitieron la participación directa de capitales árabes en las industrias federales como garantía de abastecimiento del crudo antes de que se pusiera a la venta otro paquete accionario de la Kurpp.

El Deutche Bank evitó la compra del mismo por parte de capitales iraníes o árabes sihitas que admitían la participación accionaria, aunque el control absoluto no.

Versión 3

La tercera perspectiva tuvo como protagonistas a los árabes, necesitados del apoyo de las naciones explotadas “como marco de opinión pública internacional” que desalienta aventuras económicas. Ello representó un salto cualitativo. Era evidente que los países productores de petróleo merecían la simpatía de los países aplastados por el coloniaje.

Los dueños del petróleo sojuzgan económicamente a naciones débiles y abusan de sus inmensos recursos para imponer condiciones a los pequeños y obligan a estos últimos a aceptar, por imperio del ahogo económico, el soborno o por la violencia desnuda.
Compran barato y venden caro, traen capitales y acaban sacando más de lo que trajeron. Cuando los países sojuzgados se quedan sin un dólar vienen sonriendo a prestarnos y quedamos siempre endeudados.

Los pueblos en cuyo subsuelo hay petróleo fueron, desde principio de siglo pueblos malditos. Dueños de una riqueza natural fabulosa, viven en la miseria más atroz y si protestan los aplastan con golpes de estado o generándoles conflictos de intereses, a lo que se suman bloqueos, difamación masiva, campañas sucias y exacerbación de rivalidades artificiales.

Mientras los grandes monopolios constituyen un cártel bien sólido, las colonias y semicolonias -dotadas estas últimas de una soberanía política nominal-, ceden a las insidias por incapacidad de presentar un frente unificado.

Cuna de la Noticia

avatar Licenciado en Periodismo. Posgrado en Comunicación Política. rimar9900@hotmail.com