Detectaron inmigrantes irregulares trabajando en dos supermercados de la zona sur

Agentes de la GUM y otras direcciones de control rosarinas realizaron dos operativos ayer en zona sur, uno en bulevar Oroño al 3900 y otro en Alem al 4000, donde detectaron ciudadanos en condición migratoria irregular trabajando en los comercios y, al mismo tiempo, mercadería vencida siendo comercializada.

Ciudadanos extranjeros en condición migratoria irregular fueron detectados este lunes trabajando en dos supermercados de zona sur, clausurándose uno de ellos por además vender mercadería vencida.

La Secretaría de Control y Convivencia municipal junto a la Dirección Nacional de Migraciones realizaron dos procedimientos conjuntos en locales pertenecientes al mismo dueño, donde encontraron dos personas sin permisos para estar en el país y secuestraron medicamentos.

Los operativos se efectuaron en simultáneo y permitieron detectar personal con condiciones migratorias irregulares, así como también la presencia de mercadería vencida en los dos comercios.


“Insistimos en la necesidad de cumplir con las normas que regulan el funcionamiento comercial, estamos firmes en el control y haremos que sean respetadas en nombre de la seguridad sanitaria de los ciudadanos y ciudadanas”, señaló la secretaria de Control y Convivencia, Carolina Labayru.

Los agentes de la Guardia Urbana Municipal (GUM) y la Dirección General de Inspección de Industrias, Comercios y Servicios junto a personal de la Dirección Nacional de Migraciones se presentaron ayer en dos supermercados del mismo titular, uno de ellos en Alem al 4000 y el otro en bulevar Oroño al 3900, para disponer la fiscalización de las condiciones migratorias de las personas que estaban trabajando y además, del estado sanitario de los productos, entre otros aspectos.

Según datos oficiales, en el primero de los supermercados se constató la presencia de dos personas de origen chino que no pudieron acreditar la documentación requerida para vivir en el país. 

En tanto, se registraron a la venta productos alimenticios que no cumplían con las normas de seguridad e higiene reglamentarias –se encontraron chocolates cuyo vencimiento era en 2018, por ejemplo– y además, se pudo comprobar que había medicamentos para ser vendidos, actividad que está prohibida por ley nacional.

Cabe destacar que la mercadería secuestrada fue trasladada al relleno sanitario para su destrucción total.

Por otra parte, en relación al otro comercio fiscalizado, se detectó que una de las personas que trabajaba en el lugar es de nacionalidad paraguaya y tampoco tenía la documentación requerida para estar en el país.

La oficina de Migraciones de la Nación actúa sobre casos de extranjeros irregulares evitando de esta manera situaciones de vulnerabilidad como la explotación laboral, así también como casos más extremos de trata de personas. (Conclusión)

Foto de tapa modo de ilustración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *