Dejó de funcionar el sector de la Maternidad del Italiano

Los nacimientos ahora se programan en otros centros de salud, según acuerdan los médicos con sus pacientes.

Las áreas de Maternidad y Neonatología del Hospital Italiano, de Entre Ríos y Virasoro, dejaron de funcionar definitivamente el viernes pasado, lo que representa otro importante retroceso en materia de atención en el centro de salud privado de la ciudad que fue considerado durante muchos años como uno de los mejores por su calidad en el servicio de internación para recién nacidos en Rosario y la región. El cierre de los emblemáticos sectores del policlínico se dieron en el marco de la reciente intervención judicial –ordenada por el juez en los Civil y Comercial, Marcelo Quiroga– y tras más de siete años de que la administración del lugar se presentara en concurso de acreedores.

Ayer, los pasillos del piso del hospital en donde están las áreas de maternidad y neonatología estaban desiertos. El panorama era desolador y solamente se veía el ir y venir de alguna mucama con sábanas en mano.

Una de las profesionales que se desempeñó durante mucho tiempo en uno de los sectores que dejaron de funcionar, manifestó su pesar públicamente a través de las redes sociales, en un breve texto que compartió en Facebook: “No puedo trasmitir el dolor que siento de dejar el lugar que fue mi hogar durante todos estos años. Mis compañeros desperdigados por todos lados, mis compañeros de neo cerrando la neo más prestigiosa de Santa Fe, el personal con el que pasamos momentos hermosos, tristes, navidades, años nuevos y llantos”. Sin embargo, la mujer mostró también un dejo de esperanza: “Todo va a un bien mayor y sé que lo mejor está por venir, lo sueño, lo deseo y sé que te voy a ver florecer de nuevo Hospital Italiano querido con gente que te quiera como yo, no con corruptos atorrantes que sólo les importa su provecho y dejan sin trabajo a mucha gente, a embarazadas a punto de parir sin el obstetra que las acompaña”.

Justamente, una de las consecuencias del final de ciclo para las importantes áreas de Maternidad y Neonatología es la interrupción en la prestación del servicio de parto en el centro de salud a las mujeres que están a punto de parir o que dieron a luz en estos últimos días y que eligieron atenderse con médicos del Hospital Italiano.

De acuerdo al testimonio que recogió este medio, a un matrimonio su médico obstetra le había anunciado “hace varios meses” que “posiblemente” el parto tuviera que realizarse en otro centro de salud. Ante este planteo, aproximadamente a fines de mayo, la pareja decidió directamente cambiar la atención ambulatoria pero manteniendo al mismo profesional y, así, el sábado pasado, el bebé nació en el Hospital Español.

El otro de los casos es el de una mujer que tiene fecha de parto para el próximo 10 de noviembre, a quien su obstetra le dijo hace un mes que trataría “por todos los medios” de que diera a luz en el policlínico de Entre Ríos y Virasoro. No obstante, ante el cierre de las secciones del centro de salud el viernes pasado, el médico les dio su número celular y les pidió que ante el rompimiento de bolsa o cualquier urgencia, se comunicaran con él; también les hizo saber que podrán elegir entre el Hospital Español y el Sanatorio Británico para tener a la criatura.

“Si bien es el doctor que nos atendió desde un primer momento, no deja de ser una contrariedad más que se suma a esta última etapa del embarazo en el que se está ansioso y se trata de tener la mayor tranquilidad posible, sobre todo para la mujer”, confesó ayer el padre del bebé por nacer, que será una nena.

Un lento y anunciado descenso

María José Ramos, empleada del Hospital Italiano, dijo que el centro de salud “fue perdiendo paulatinamente sus ingresos debido al mal accionar los médicos, sobre todo de los que están tercerizados”. Sin embargo, aclaró que “no son todos los profesionales que buscaron el vaciamiento”. Además, aseguró que hubo médicos traumatólogos que cobraban hasta 12 mil pesos de plus a los afiliados del Pami, lo que según explicó, “hizo que se perdieran 200 per cápita de internación para los adultos mayores que cuentan con la obra social estatal”.

“Si bien la facturación se cobra recién a partir de los 60 o 90 días, hoy tenemos la certeza de lo que significa que no ingrese dinero a un hospital”, subrayó la trabajadora, que además aseguró que les adeudan los haberes de septiembre y el medio aguinaldo.

El policlínico cuenta, además de 200 camas, con 495 empleados en forma directa y 297 de manera indirecta. Para Ramos, otro fuerte impacto para la prestación sanitaria de la ciudad, son los 12 mil afiliados a Italmedic que podrían quedarse sin cobertura médica.

“Hay médicos a quienes se les debe dinero, pero el más comprometido es el que menos habla de la deuda”, agregó la mujer. Finalmente, recordó que “el sector de Neonatología era el más prestigioso de la provincia” y que “la gente iba a atenderse a la maternidad por el nivel de la Neonatología”.

(El Ciudadano)

Cuna de la Noticia

avatar