Para saber por qué sufrimos

A ILLIA

LA SUCIA HISTORIA DE ILLÍA

Lo que el periodismo y los intelectuales del poder “real” ocultan; desinformando e inventando “otra verdad, políticamente favorable”.

Las elecciones del 7 de Julio de 1963, dieron el triunfo al doctor Arturo Illía. El sufragio peronista, de alguna manera, estaba implícito en el voto en blanco, por estar impedido a elegir o ser elegido.

Illía llegaba con una fuerte y buena relación con los militares golpistas del 55, más precisamente, con los Colorados. En este grupo del ejército se congregaban los mas entusiastas gorilas, sostenedores de la Revolución Fusiladora del `55, pero el nuevo presidente, no solo sentía simpatía por esta banda de asesinos, también hizo bastante por ellos, premiándolos con puestos claves en su gabinete (ver recuadro “Viendo con quien andaba…“).

Por lógica, el presidente radical no tenía buena relación con los militares Azules, que respondían a Onganía y que eran adversarios políticos de los militares Colorados. Es necesario comprender esto para entender el final de Illía.

A solo dos meses de haber asumido el presidente títere; la C.G.T. liderada por José Alonso, lo enfrentó, acusándolo de no poder contener el costo de vida y la creciente desocupación. En un discurso, el dirigente obrero, advirtió que el radical cordobés, había llegado al poder, apoyado por militares golpistas y en elecciones fraudulentas, donde los trabajadores no habían podido votar. En diciembre del 63′, la C.G.T. se reunió con Illía, a quien le exigieron amnistía general para líderes políticos, levantar la censura a los periódicos laborales, la reincorporación de personal despedido por cuestiones políticas, terminación de las redadas policiales en fábricas y barrios. NUNCA HUBO RESPUESTA. Ante el silencio del gobierno, en mayo de 1964, la C.G.T. puso en marcha un  “Plan de Lucha”.

Este Plan de Lucha, comprendió las ocupaciones fabriles, creando la sensación, en la clase media, de que los “cabecitas negras” volverían al poder. Las crecientes actividades políticas de los trabajadores, obligados por el gobierno, a actuar como organizaciones clandestinas, intranquilizaron al gobierno y a sus cómplices, los militares colorados antiperonistas.

En tanto las 62 organizaciones estaban lideradas por Augusto Vandor, hombre de la Unión Obrera Metalúrgica. El frondizismo y los militares Azules, veían en este dirigente al posible organizador de un PERONISMO SIN PERÓN, idea que a Vandor lo entusiasmaba, y no lo disimulaba. Esta curiosa propuesta, se vería reflotar en los 70′, nuevamente, cuando Montoneros, con Perón en argentina y con vida, se sentían más a gusto con Cámpora en el gobierno; una vez más, la propuesta de un peronismo sin Perón, salía a la superficie –igual que con Vandor- . Curiosidades históricas en cuanto a las coincidencias de los intereses representados por los mismos sectores de poder.

En marzo de 1964, circulaban versiones sobre el posible regreso de Perón. En esos días, el Ejecutivo Nacional, envió al congreso un proyecto de ley sobre el Estatuto Político que le cerraba toda posibilidad a Perón y a su partido de participar en la actividad política. En agosto, se desató una violenta campaña periodística contra “el retorno” de Perón. El 25 de mayo, se divulgó  una cinta grabada de Perón, llamando a la paz.

El 17 de octubre de 1964, se reunieron 70 mil peronistas en Plaza Once, allí se difundió la voz del líder, diciendo que ese sería el ultimo 17 de octubre que pasaría fuera del país. La desconcentración se produjo bajo una violenta represión policial ordenada por Illía.

El Operativo Retorno seguía su curso. El Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, advirtió al presidente Stroessner, que no abriera las puertas de Paraguay a Perón. El 1 de diciembre de 1964, Perón iniciaba el retorno al país, en vuelo regular de Iberia a Río de Janeiro, para seguir a Montevideo y aterrizar en Buenos Aires, viajando con pasaporte paraguayo. El avión español llegó a Brasil, y allí el gobierno –por “sugerencia” del regimen fraudulento de Illía- obligó a Perón a retornar a España.

Casi a la misma hora que Perón aterrizaba en Brasil, en nuestro país, el Ministro del Interior, Juan S. Palmero, informaba sobre la represión a trabajadores metalúrgicos en Avellaneda y Monte Chingolo. Estos dos hechos produjeron las posteriores acciones de lucha de la C.G.T. En Brasil, Perón escribió una carta que entregó a Antonio Cafiero, ésta finalizaba asi: “Creo que ha llegado la hora de tomar las medidas mas enérgicas para desenmascarar a los simuladores de una democracia que escarnecen y de una honestidad que ha violado todas sus formas”.

Según declaraciones posteriores del Canciller Argentino, Zavala Ortiz, el mismo, hizo dos gestiones ante el gobierno de Brasil, para impedir que Perón llegara a la Argentina.

En 1965, se le negó al trabajador, percibir el pago correspondiente al 1 de mayo. En el mismo mes, se producen grandes manifestaciones de repudio a la invasión norteamericana a Santo Domingo, se fustiga la conducta ambigua del gobierno­ por no rechazarse abiertamente la intervención en la O.E.A.  Se apoyó la creación de una fuerza interamericana, pero sin embargo el país no envió tropas.

CUANDO LA REPRESIÓN SE DISFRAZA DE DEMOCRACIA

Llega el 17 de octubre de 1965. El gobierno de Illía prohibe el acto programado en Parque de los Patricios con la presencia de Isabel Martínez. El acto terminó otra vez con represión policial y 659 obreros detenidos, esta “acción democrática” del gobierno, es apoyada por los 32 gremios antiperonistas  y la Comisión de Afirmación de la Revolución Fusiladora, entre quienes se contaban radicales. La Prensa del 18 de octubre, titula: “Entidades radicales solicitan enérgica represión”, citando sendos comunicados del ateneo Marcelo T. De Alvear y del circulo Radical Mauricio Yadorola.

La C.G.T., en respuesta a la represión de Illía contra los sindicatos, decreta un paro, que se cumple masivamente el día 21. Ese día la represión fue mas dura, las balas policiales terminaron con la vida de tres obreros metalúrgicos de San Justo. Los tres militantes peronistas, eran José G. Mussi, Néstor Méndez y Norberto Retamar. La Cámara de Diputados interpela a Palmero, quien declara: “la policía actuó correctamente”, eludiendo decir que en realidad, el gobierno había ordenado al General Juan Carlos Onganía reprimiera con el ejercito y este se había negado. Quien interviene para defender al Ministro del Interior, es el entonces joven legislador Raúl Alfonsín, a quien se le escapa una pista histórica, cuando dice: “No es posible permitir el acto del 17 de octubre y luego lamentar un saldo de muertes y de sangre”. Pero faltaba la frase célebre del entonces parlamentario de Chascomús, quien se despacharía refiriéndose a Perón: “Lamentamos que haya quien no comprenda que su destino político esta sellado”…¿Podemos sospechar que la criminal represión, estaba fríamente programada?, ¿Fueron los cerebros de la represión, Don Germán López -sub. Secretario de Trabajo-, Raúl Alfonsín y Brócoli? La noche del 21 -día de las muertes- el Ministro de Trabajo, Fernando Solá, en su discurso, afirmó: “Está culminando un proceso y la culminación será satisfactoria”.

El 22 de octubre -la misma jornada en que se conocen las declaraciones de Palmero y Solá-, aparece, casi escondido, un pequeño recuadro en páginas interiores de los diarios, en el que se anuncia que un profesor de educación técnica, Aldo Lacreu, fue exonerado por decreto 7199 del 30 de agosto (casi dos meses antes de conocerse la noticia), “por ser afiliado comunista”. El caso de Lacreu demostraba que el gobierno de Illia era democrático, pero no fanático.

VIENDO CON QUIÉN ANDABA….

El gabinete gorila-golpista de Illía:

Miguel Ángel ZABALA ORTIZ: El 16 de junio de 1953 piloteó uno de los aviones que arrojó bombas sobre Plaza de Mayo. Hubo cientos de muertos y miles de heridos.

Fue “premiado” con la Cancillería.

Roque CARRANZA (*): El 15 de abril de 1953, hizo estallar varias bombas en una concentración de la C.G.T. en Plaza de Mayo, que se manifestaba en  apoyo al gobierno del General Perón. La explosión dejo un saldo de 6 muertos y casi 100 heridos.

Fue “premiado” con una designación en economía, dado a conocer como Plan de Desarrollo, que tuvo como jefe intelectual al ex-Ministro de Economía de la Revolución Fusiladora del 55, Raúl PRESBICH. (1)

Eugenio BLANCO Ex ministro y entusiasta colaborar de la revolución fusiladota del 55′. Banquero y profesor universitario. Fue “premiado” con el Ministerio de Economía. Con el colaboró un equipo que se formó en la Facultad de Ciencias Económicas, en años anteriores. Ellos eran:

Bernardo GRISPUN (*).

Germán LÓPEZ (*)

Alfredo CONCEPCIÓN (*)

Roque CARRANZA (*)

Juan PALMERO:< Participó en el golpe del 55′. Fue “premiado” con el Ministerio del Interior.

Leopoldo SUÁREZ (*): Participó en el golpe del 55. Fue “premiado con el Ministerio de Defensa.

Fernando SOLÁ: Ministro de Trabajo.

Germán LOPÉZ (*): Participó del golpe del 55. Fue “premiado” con la Sub-Secretaría de Trabajo. En el gobierno del golpista Aramburu, en 1956; fue designado cómo Ministro de Economía de Salta, compartiendo el gabinete con el interventor de la provincia… ¡¡¡José A. Martínez de Hoz!!!

Alconada ARAMBURÚ (*): Participó en el golpe del 55′.

Fue premiado con el Ministerio de Educación.

Todos los señalados con esta llamada (*): fueron en 1983, premiados como funcionarios del “democrático” gobierno de Alfonsín gracias a sus valiosos servicios prestados, en los actos criminales de los 50′.

Desde el golpe del 55′, con Rojas y Aramburu; pasando por Illía en el `63, en elecciones convenidas con los militares “Colorados” y terminando por Alfonsín en el `83, vemos como los mismos  personajes golpistas aparecen con participación y responsabilidades  en el poder, contribuyendo todos, para una misma línea ideológica cuyo principal objetivo, fue y es destruir al peronismo, usando cualquier forma para lograrlo.

En el gobierno de Alfonsín, y sumando a los ya nombrados delincuentes políticos; también encontramos a: Francisco Manrique, golpista de siempre, mano derecha ejecutora de su jefe golpista Lanusse, y además,  responsable de varios muertos y heridos en el bombardeo a Plaza de Mayo.

Tampoco olvidemos al nefasto Raúl Presbich, que ejercía su “asesoría amistosa” detrás del sillón presidencial de Alfonsín; todo fue bien para estos dos antiguos camaradas gorilas y socios en los  80′; hasta que un fotógrafo desubicado los descubrió ¡Pero la historieta que nos cuentan es otra, y tan diferente!

Ese estilo democrático de los Rojas; Aramburu; Illía; Alfonsín, no difieren en nada de Videla y Harguindeguy; todos tienen el mismo programa destructivo. ¿O los personajes intervinientes no son los mismos? ¿Y los resultados?

(1)Raúl PRESBICH: Es ejecutor del plan económico, elaborado en base a un borrador del “experto” inglés “Mister KATZ”, que comenzó a implementarse con el gobierno de la Revolución Fusiladora de Aramburu y Rojas, continuó con Illía, reaparece con todas sus fuerzas con Videla-Martínez de Hoz-Cavallo; se retoma con Alfonsín-Grispun-Martínez de Hoz, se apura con Menem-Cavallo-Martínez de Hoz, produce el desastre con De La Rúa-Cavallo-Martínez de Hoz; es pateado por Rodríguez Saá y queda esperando con Duhalde y Kirchner.

COMO SE ARMÓ LA TRAMPA DE LOS HONESTOS

El presidente Arturo Frondizi deja participar al peronismo en elecciones para legisladores y gobernadores. Las elecciones fueron el 18 de marzo de 1962. El peronismo reapareció ganando en seis provincias, además de la `poderosa Bs. As., con Framini. La UCRI –partido gobernante- se impuso en cinco provincias y la UCR en Córdoba con Illía.

Los grupos económicos, los medios de prensa, las clases media y alta quedaron perplejas; y luego exigieron a los militares una actitud de extrema firmeza hacia el peronismo. Inmediatamente se anularon las elecciones. Diez días después, tres comandantes en Jefe obligan a renunciar al Presidente Frondizi; uno de ellos –General Poggi- se ofreció para presidente, pero otro grupo designa al abogado y Senador Nacional por Rió Negro, José María Guido.

La furia del General Poggi, tendría consecuencias en el Futuro del país; nacía así el conflicto entre Azules y Colorados. Guido formaría su gabinete con mayoría de militares del segundo grupo.  El 24 de Julio de 1962, por medio de un decreto, se prohíbe al peronismo y al Partido Comunista.

DIFERENCIAS ENTRE AZULES Y COLORADOS

Básicamente, estos dos grupos de militares tenían el mismo objetivo; de hecho en 1955 habían participado juntos en el derrocamiento de Perón.

Colorados: Eran lo más “gorila”. Querían hacer desaparecer al peronismo y propiciaban el asesinato masivo de dirigentes políticos y gremialistas, pero el mayor interés, lo ponían en como hacer desaparecer a Perón; hicieron varios intentos.

En Paraguay les falló el secuestro, en Caracas le pusieron una bomba en el auto, el General se salvó por milagro. Este grupo de militares golpista querían establecer una DICTADURA DEMOCRÁTICA, para democráticos reconocidos por ellos; UCR, Intransigentes, Conservadorismo y Democracia Cristiana. Esta imposición, fue, la que hizo estallar el conflicto militar entre Azules y Colorados.

Azules: También profesaban el “gorilismo”, pero con una variante, sabían que el peronismo seguía siendo mayoría y no se lo podía derrotar en elecciones libres.  Los Azules creían posible manejar un peronismo SIN PERÓN, para lo cuál tenían acuerdos secretos con Vandor, dirigente gremial del poderoso sindicato metalúrgico.

El enfrentamiento militar duró cuatro días, sin demasiado entusiasmo y terminó con la rendición de los Colorados. El bando Azul triunfante, estaba bajo el mando del General Onganía.

En esta situación político-militar, donde se prohibía al peronismo, se fue a elecciones donde Illía, apareció como el nuevo presidente, antidemocrático.

El general Agustín Lanusse, fue afiliado al Partido Radical, y furioso antiperonista; participó en el fallido golpe contra Perón en 1951, terminando preso, y siendo liberado por los golpistas del `55. En la primera etapa de la pelotera entre Azules y Colorados, toma parte en el primer bando, junto a Onganía, para terminar pasando al bando Colorado, golpeando a Onganía, como resultado del Cordobazo. Es decir, siendo Colorado ideológicamente y con un pasado que lo pintaba; se infiltró entre los Azules, esperando su oportunidad.

LO QUE NOS CUENTA EL PERIODISMO

En la madrugada del 28 de junio de 1966, el Presidente Constitucional, Arturo Humberto Illía, un viejito bueno y el más honesto de la historia, fue sacado a empujones de la Casa de Gobierno, por un par de militares malos. Lo que ese mismo periodismo no puede explicar, es por qué cuando ocurrió ese desgraciado hecho, en Plaza de Mayo, no estaban ni las palomas para alentarlo; sólo once personas estuvieron cerca; ni su gabinete dio la cara. Ocultar la parte más sustancial de la historia, es falsearla, y nadie participa en algo tan notablemente manipulado, gratuitamente; se es ignorante o cómplice; en ninguno de los dos casos se es honesto, más bien todo lo contrario. Una vez conocidas estas “pequeñeces” sin importancia, y colocando cada pieza en su lugar histórico, es posible comprender sin demasiado trabajo intelectual, el porqué de nuestro presente. Si leemos varias veces esta versión y buscamos para confirmar los datos –que están bien escondidos- nos encontraremos que permanente, hemos sido y somos manipulados psicológicamente en forma demoníaca por el poder “real”. Ni los buenos fueron tan buenos ni los malos lo fueron tanto, cada cual defendía y defiende intereses personales y de sector, que casualmente no son los de la población argentina.

Algo tan coincidente como “el peronismo sin Perón” desarrollado por Vandor y sus cómplices curas de alto rango; políticos; militares; comerciantes y empresarios (ejemplo Bunge y Born), vuelven a aparecer con la Cúpula Montonera que entra como reemplazo de Vandor, pero manteniendo el resto del reparto, que es –sorprendentemente el mismo- incluyendo otra vez a la cúpula de la iglesia y Bunge y Born. Tanto exitoso investigador que publica por allí… ¿Cómo se les pasó estos insignificantes detalles? Debe ser muy desagradable  investigarse a si mismo, es muy fácil encontrarse todo el tiempo en un lugar poco conveniente para explicarlo y muy incómodo para justificarlo.

¿Qué será de aquel importante movimiento de los “curitas del tercer mundo”? ¿Y del curioso secuestro de Jorge Born? ¿Se sabrá algún día, como y porqué se muere Aramburu?

El gobierno “real” sabe manejar los hilos de la desinformación, la historia blanca de Illía, lo muestra en todo su poder de manipulación intelectual.

Algunos dicen: “somos lo que comemos”. Esto, tiene gusto a mierda. Amén.

Cuna de la Noticia

avatar Agrupación Arturo Jauretche (Venado Tuerto)