La CNRT adeuda casi tres años de alquiler a la Terminal de Ómnibus

CNRT TERMINAL DE ÓMNIBUS ROSARIO

Desde que asumió el actual Gobierno nacional, nunca pagó nada por sus oficinas que cerraron temporalmente. Los inspectores siguen trabajando en otro espacio pero en horario acotado.

El Gobierno nacional adeuda casi tres años de alquiler, impuestos y expensas de las oficinas administrativas de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) en la Terminal de Ómnibus, lo que llevó a su cierre temporal. Los inspectores encargados de verificar el estado de los colectivos siguen trabajando, pero en horario reducido.

La Terminal de Ómnibus Mariano Moreno hace tiempo que cedió dos espacios a la CNRT, entidad nacional que tiene como objetivo, controlar y fiscalizar el transporte terrestre de jurisdicción nacional, realizando exámenes tanto a empresas de colectivos, como a sus conductores.

Uno es obligatorio legalmente, que es aquel en el que trabajan los inspectores para recepcionar reclamos de usuarios y efectuar tareas de fiscalización, y que en la Terminal se encuentra en un rincón de la planta baja. El otro es una oficina que se encuentra en una planta superior que se le alquiló para realizar tareas administrativas.

“Desde que asumió el actual Gobierno nacional, nunca nos pagaron el alquiler de la oficina”, indicó Margarita Zabalza, presidenta del Consejo de Administración de la Terminal de Ómnibus local. “Tampoco nos abonaron nunca impuestos y expensas, por eso los intimamos varias veces”.

Frente a esto, la única respuesta que obtuvieron desde el organismo fue un intento por renegociar el vínculo, y finalmente el cierre al menos temporal, porque todavía no hay una versión oficial. “En esa oficina trabajaban los responsables políticos de la CNRT, pero ahora vemos que ya hace un tiempo que no viene nadie, desaparecieron”, sostuvo.

Cabe aclarar que el espacio donde trabajan los inspectores sigue abierto y funcionando, pero no para de acumular críticas. Tiempo atrás, la Asociación de Obreros del Transporte Automotor (Aota) denunció que no contaba con el equipamiento necesario para hacer verificaciones de frenos y control de velocidad de las unidades.

En agosto pasado, los trabajadores de la CNRT se pusieron en alerta por el anuncio de la eliminación de controles psicofísicos a los choferes de micros de larga distancia debido a un importante recorte dispuesto por el Ministerio de Transporte de la Nación. Una semana después, esta cartera dio marcha atrás con la medida y aseguró que firmaría nuevos convenios con municipios y provincias para continuar y hasta profundizar estas funciones.

Por otro lado, son varios los usuarios -e incluso ONG de seguridad vial- que queja porque cada vez que acuden a la oficina para hacer un reclamo se encuentran con la persiana baja, por lo que de la presunta atención las 24 horas los 365 días del año anunciada, se habría pasado a un esquema de atención acotado.

Desde Compromiso Vial trasladaron su preocupación sobre el correcto funcionamiento de esta dependencia en la ciudad, sobre todo teniendo en cuenta que se aproxima la temporada alta. Esto se conjuga con que por la crisis económica y los vuelos low cost, muchas empresas podrían optar por no renovar sus coches, lo que combinado con controles más laxos puede derivar en un cóctel muy peligroso. (Vía Rosario)

Cuna de la Noticia

avatar