Macri decretó la extinción de dominio para bienes de la corrupción y el narcotráfico

El jefe de Estado impulsó un Decreto de Necesidad y Urgencia para recuperar los bienes obtenidos producto de esos delitos. La ley había quedado trabada en el Congreso, con duros cuestionamientos de la oposición.

Por Liliana Franco/Ámbito Financiero

El presidente Mauricio Macri firmó un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que habilita la extinción de dominio de los bienes obtenidos por la corrupción y el narcotráfico. Los ministros procedieron a firmar el DNU y este martes se podrá ver su publicación en el Boletín Oficial.

El anuncio de la decisión de impulsar este decreto lo hizo el propio presidente en el Salón Blanco de la Casa Rosada. La medida que no está exenta de polémica tiene un objetivo que “la Justicia pueda avanzar más rápido en la recuperación” de bienes.

“Lo hacemos por esta vía porque su aprobación es urgente y los proyectos están atascados hace años, ya esperamos demasiado”, remarcó Macri. En el entorno presidencial explican que la decisión de impulsar un decreto es porque se insistió en numerosas oportunidades que fuera aprobada por el Parlamento sin éxito alguno.

El Presidente señaló que con el dinero recuperado se construirán “escuelas, cloacas”, y que también se podrán “subastar” los “campos, casas, barcos, autos y obras de arte” provenientes de estos delitos.

Para el Gobierno es clave que a la sociedad le quede claro que Cambiemos realmente está dispuesto a luchar contra la corrupción. Macri lo sintetizó cuando dijo: “En Argentina, el que las hace las paga”.

En lo que se interpretó una crítica al Poder Judicial, el primer mandatario dijo que “los argentinos ya esperamos demasiado y la Justicia necesita este mecanismo ya mismo”, al tiempo que instó a los jueces a que “actúen rápido en el compromiso con la verdad y la transparencia”. En este sentido, insistió en que “los criminales tienen que devolver hasta el último bien que se llevaron ilegítimamente”.

Allegados al poder judicial interpretaron que la norma es también un reclamo para “algunos fiscales y jueces” que quizás fueron demasiado “perezosos” en ir detrás del dinero por delitos de corrupción o narcotráfico. Algunos, en super off the record confiesan “a más de un magistrado no le cierra el blanco”, dando a entender cierta complicidad. Obviamente cuando se pregunta a quienes se refieren prefieren callar.

El objetivo del DNU es que se separe la condena penal del destino de los bienes que se hayan logrado a través de los delitos descubiertos. De esta manera, mientras los acusados enfrentan el proceso penal, los bienes pasarían a la Justicia civil, que podría determinar de manera más rápida si provienen de actividades ilícitas y, en consecuencia, el Estado podría confiscarlos. Esta medida será retroactiva por 20 años.

Antecedentes

La iniciativa fue propuesta en agosto del año pasado por oficialismo en la Cámara de Senadores. Sin embargo, por los fuertes cuestionamientos de la oposición el proyecto sufrió un duro revés y ni si quiera logró un dictamen de mayoría para ser debatido.

Otra medida similar había sido presentada por el exdiputado Sergio Massa en la Cámara baja dos años antes, pero tras ser aprobada en ese recinto en junio de 2016 quedó trabada en el Senado.

Luego, la Cámara alta aprobó otro texto de autoría del salteño Rodolfo Urtubey, pero con algunas modificaciones que no cumplían con las intenciones de Cambiemos. Finalmente, los proyectos naufragaron en el Congreso, donde el oficialismo no contaba con los votos suficientes para sacar la norma como pretendía.

Los primeros en celebrar la decisión fueron los radicales y la Coalición Cívica, dos de los integrantes de la Alianza gobernante junto al PRO.

El Presidente señaló que con el dinero recuperado se construirán “escuelas, cloacas”, y que también se podrán “subastar” los “campos, casas, barcos, autos y obras de arte” provenientes de estos delitos.

“En Argentina, el que las hace las paga”, enfatizó el mandatario nacional, en un breve anuncio.

(Ámbito)

Cuna de la Noticia

avatar