Caso «Bocacha Orellano»: La querella afirmó que el cuerpo tiene golpes compatibles con una toma fatal

El pasado jueves fueron enviados algunos preinformes de exámenes hechos por peritos de la Corte Suprema de la Nación en el cadáver del joven hallado muerto en el río Paraná en febrero pasado. La querella sostiene que presenta traumatismos en distintas partes. Desde Fiscalía aseguran que por el momento «no se puede determinar la causa de fallecimiento».

El pasado jueves fueron enviados desde Buenos Aires preinformes de algunos exámenes hechos al cuerpo de Carlos «Bocacha» Orellano, quien fue hallado muerto en el río Paraná a finales de febrero del año pasado, días después de haber ido a bailar a un boliche del predio La Fluvial. Si bien restan los análisis de diatomea, genética y ADN, desde la querella adelantaron que el cadáver tenía «golpes en las piernas, zona lumbar, en la cara, en el cuello y en el hemitórax». Desde Fiscalía remarcaron que por el momento «no se puede determinar la causa de fallecimiento».

Los preinformes que llegaron a manos de Fiscalía y la querella corresponden a los exámenes físico-químico y citológico, radiología e histopatología. Todo el material fue trasladado al Instituto Médico Legal para analizar junto con el resultado de la autopsia. La interpretación médica de esa información será remitida al fiscal Patricio Saldutti.

El abogado querellante Salvador Vera dijo a Rosario3 que según esos estudios hechos, «Bocacha» tenía golpes «en la zona posterior de ambas piernas, en la zona lumbar, en la cara, en ambos laterales del hemitórax y en la parte frontal, y en el cuello. Entendemos que como dijo la perito de parte Virginia Creimer, esto obedece a una toma llamada «Mata León». Otros golpes corresponden a agresiones».

Vera señaló que la próxima semana debería estar listo el informe de diatomea –un alga que suele estar presente en un cuerpo que murió ahogado– y el de genética –rastros de sangre extraídos dentro del boliche– «ya tiene cumplido los plazos» para que sean mandados a las partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *