En Central, Rivarola entró en lugar de Méndez

Rivarola

Nunca está de más recordar que los ensayos futbolísticos son simplemente eso, ensayos, pero por el accionar que Juan Antonio Pizzi mostró desde que llegó al club hoy podría decirse que el equipo para recibir el domingo a Huracán está. Y si bien tiempo para cambiar hay, el técnico canalla mostró cuál es su idea y qué tipo de partido imagina. ¿Por dónde pasan las novedades? A saber: Germán Rivarola es quien cuenta con mayores chances de transformarse en el reemplazante del suspendido Jesús Méndez, quien llegó al límite de amarillas. Hasta ahí la nota destacada. Pero hay más. Porque Santiago Biglieri estaría recuperando la titularidad en lugar de Omar Zarif. En principio, esto vendría sin cambios de esquema (ver aparte). El resto, serán los mismos que vienen de ganarle a Ferro.

La baja obligada de Méndez abrió un abanico de posibilidades importantes. Claro que lo fundamental pasaba por saber qué características pretendía imprimirle Pizzi a su equipo. Ayer el DT probó con lo que tenía en mente y el elegido fue Pirulo, quien tuvo su último encuentro como titular ante Belgrano, por la Copa Argentina, aunque en esa ocasión actuó como volante por izquierda.

En esta oportunidad su función será diferente, pero no desconocida. Será el encargado de moverse delante de la línea de Andrés Alderete, por el carril central del campo de juego.

Por estos tiempos es el puesto en el que más cómodo se siente. Viene de jugar de esa manera durante mucho tiempo en Colón. Es más, Pizzi comenzó a utilizarlo como marcador de punta por izquierda, pero con el correr del torneo fue perdiendo terreno en esa posición. Y donde jugaría ahora ya actuó también en este torneo. Algunas veces ingresando desde el banco, aunque también lo hizo en la primera fecha, ante Defensa y Justicia, con el uruguayo Julio Mozzo como ladero.

Méndez suele arrancar varios metros por delante del mediocampista central, prácticamente a la misma altura que los volantes externos, además de ofrecer un gran despliegue desde lo físico. Rivarola, en tanto, puede garantizar criterio a la hora del manejo del balón. El resto de las diferencias y similitudes encontrarán sustento en la decisión del entrenador.

Pero esa no fue la única variante ayer. Porque Biglieri también estuvo entre los once en el lugar que venía ocupando. En este punto la apuesta parece lógica. No sólo porque Saviolita venía jugando (estuvo ausente los dos últimos partidos, uno por suspensión y el último por decisión del DT), sino por el gran partido que hizo en los 30 minutos que jugó contra Ferro, donde se transformó en el jugador más desequilibrante por la asistencia en el gol de Toledo y su propia conquista.

La variante en sí no causa tanta sorpresa. Por ahí sí extrañó que Zarif salga de equipo y no vuelva a la punta izquierda de la defensa. Allí estuvo nuevamente Gerardo Pérez, quien, está a la vista, vuelve a recibir la confianza de parte del técnico.

Es el cambio obligado y algo más, aunque ese algo no genera sorpresa. La apuesta de Pizzi ya tiene forma y de ahora en más es cuestión de que lo confirme primero (minutos antes del partido) y que esa apuesta dé sus frutos en los 90 minutos que se vienen contra Huracán. (La Capital)

Cuna de la Noticia

cunadelanoticia