Dale campeón: El Canalla venció por penales a Gimnasia y se quedó con la Copa Argentina

ROSARIO CENTRAL CAMPEÓN COPA ARGENTINA

El equipo de Edgardo Bauza superó mediante la vía de los penales a Gimnasia LP luego de igualar en uno en los noventa minutos. Fernando Zampedri puso en ventaja al Canalla pero Faravelli estableció la paridad para forzar tiros desde los 12 pasos.

El arranque de partido fue complicado para los canallas, que no podían hacerse con el balón y se veían superado por un rival mejor plantado y más convencido en la búsqueda del resultado. La primera clara estuvo en los pies del paraguayo Víctor Ayala, quien mediante jugadas de pelota parada generó varias ocasiones de riesgo.

Sin embargo, a los 18 minutos se encontró con una inesperada jugada, donde tras un centro de Ortigoza, falla en el cálculo de un defensor platense y una media vuelta de Zampedri al palo, la jugada se ensució hasta que el mismo delantero la terminó empujando a las redes para el 1-0.

El envión anímico le sirvió a Central para comenzar a ejercer su mejor faceta en el campo de juego, buscando mediante la vía aérea conectar con los dos delanteros impuestos por el Patón. Donde el Toro estuvo a punto de volver a marcar con un cabezazo que despejó el arquero Arias.

La mala noticia para el Patón llegó pasando la media hora de encuentro, cuando el Colo Gil despejó una pelota y se resintió de su lesión muscular. Gimnasia aprovechó el contexto y comenzó a hacerse fuerte desde la pelota parada, con córners y tiros libres que caían con peligro en el área canalla.

A la vuelta del entretiempo, el entrenador Pedro Troglio dispuso del ingreso del delantero Jan Carlos Hurtado por Tijanovich, mientras que Bauza mantuvo entre los titulares a Gil y Camacho, ambos lesionados y con dificultades para continuar, pero que estiraron minutos hasta donde pudieron.

Con sus lesiones, el elenco canalla estaba dando ventajas y Gimnasia lo aprovechó a los cinco minutos del complemento, cuando el rosarino Faravelli se la robó a un debilitado Gil, arrancó el contragolpe y recibió la descarga de Silva para marcar el 1-1 de una disputada final en Mendoza.

Con la igualdad establecida, el desarrollo se abrió y pintaba para cualquiera. Ambos tenían sus recursos para ir al frente, los rosarinos con balones aéreos y los platenses con rápidas salidas, sobre todo por el inestable costado defendido por Parot y Cabezas.

Los ingresos de Emmanuel Ojeda, Germán Herrera y Andrés Lioi, por tres pateadores fijos como Gil, Zampedri y Camacho, buscaban evitar la definición desde los doce pasos, pero el partido estaba más trabado que jugado.

El cotejo terminó en empate y llegó el momento de los penales. Ortigoza, Ruben, Parot y Caruzzo festejaron de manera impecable para obtener la Copa Argentina, mientras que Silva tiró afuera, Guanini fue bloqueado por Ledesma y Hurtado convirtió, pero no alcanzó. (Conclusión)

Cuna de la Noticia

avatar